yo robot

Como decía en la publicación la gota que colma el vaso, hay un tipo de funcionamientos automáticos que he identificado en mi comportamiento que normalmente no están relacionados con una situación de conflicto en mi relación con los otros y a menudo pasan más desapercibidos. Entra en acción mi “yo robot”.

Me refiero a formas de reaccionar menos visibles, desde las “respuestas tipo” que puedo dar a preguntas como “¿qué tal estás?”, cuando ayudo a mis hijos a hacer algo que ya son capaces de hacer y no me piden ayuda, cuando tengo prisa interior aunque el reloj no la marca, cuando me entra una necesidad imperiosa de ordenar la casa, cuando dedico mucho tiempo a mirar el móvil o no paro de hacer cosas. En todos estos ejemplos, no estoy respondiendo, estoy reaccionando.

Prestar atención a la información que se desprende de estas situaciones también sigue siendo muy valioso, sigue trayendo información sobre mi parte inconsciente. Aquí hablo de algunos ejemplos:

De la respuesta tipo a la pregunta ¿qué tal? puedo observar si estoy en actitud abierta hacia la persona o simplemente respondo por respeto. Si respondo el típico “bien” probablemente estaré dejando de lado la apertura hacia el otro. Quizá sea así como quiero mostrarme en esa relación y momento, o no, y simplemente lo hago automáticamente.

Cuando me anticipo a hacer por mis hijos lo que ellos ya saben hacer por si mismos estoy enviándoles el mensaje “no puedes tú sólo” sólo por hacerlo más rápido y calmar mi prisa o porque ese es el comportamiento que los adultos tenían conmigo de niña o veo en mi entorno. Aquí es conveniente cuestionarse la presencia y peso de las creencias que hemos ido haciendo nuestras pero tienen su origen en el discurso de nuestros padres (especialmente de nuestra madre) y adultos referentes. Si ésto os dice algo, os invito a cuestionaros a través de este link en el que Laura Gutman habla sobre el poder del discurso materno.

Actuando así no me permito vivir de forma auténtica, fiel a mi misma y no dejo vivir la autonomía de mis hijos.

Cuando siento prisa a pesar de tener el tiempo suficiente, aquí veo que mi autoexigencia se dispara sin ningún motivo concreto, sólo por hacer. Aquí no vivo el respeto por mi ritmo y ni la calma de hacerlo a mi ritmo.

Cuando mi necesidad de ordenar cosas es exagerada y con expectativas de hacerlo todo hoy, me habla del desorden interno que puedo estar viviendo (frustración, angustia, alguna necesidad no satisfecha…) y para reordenarme internamente necesito ver el exterior ordenado. Así, no me permito vivir lo que realmente siento, no estoy siendo auténtica y busco un refugio para generar algo de bienestar.

Cuando pongo el límite de forma arbitraria a mis hijos, sin tener en cuenta más que mi opinión, porque tengo la necesidad de control. Así no pongo en marcha mi capacidad de escucha, comprensión, limito la libertad de mis hijos, perjudico a la confianza sobre sí mismos  y su despliegue como personas.

Según he ido describiendo estas situaciones me doy cuenta de que originalmente en todas ellas el punto de partida es la desarmonía interna: cerrazón, desconfianza, desconexión conmigo misma, donde todo es más sutil que lo explosivo hacia fuera o la indiferencia hacia el otro. Ahora veo que sí son reacciones explosivas en ocasiones como la prisa, la necesidad de orden/ control o la autoexigencia pero la explosión va hacia dentro y sigue impidiéndome vivir en armonía.

Algunos de estos funcionamientos se repiten y el ser consciente de que están ahí me lleva en estas situaciones a cuestionarme antes de actuar, e incluso a veces no soy capaz de parar ese comportamiento automático, pero con el tiempo puedo ir reeducando algunos de ellos, porque me doy cuenta antes de que estoy actuando así.

Originalmente se trata de conflictos internos y por supuesto, al relacionarme con los demás puede surgir una situación de conflicto con el otro,  pero el  enfoque importante para mí es que el origen está en mí, que la clave está en seguir observando…seguiré atenta.

thumb_IMG_3992_1024

Ana Rial

http://www.misentido.blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s