nuestra esencia

Como decía en la entrada nuestra capacidad de amar todos tenemos nuestro ser esencial, nuestros tesoros, nuestra Belleza Interior, lo que hemos venido a ser. Para mí, el SER es el núcleo de nuestra personalidad, está compuesto de nuestras capacidades, nuestras aspiraciones, nuestros valores, es nuestra parte positiva que tiene una fuerte aspiración a existir y crecer.

Quizá parezca algo muy abstracto, sin embargo por mi experiencia se puede ir haciendo más concreto con atención, perseverancia y tiempo. En la vida cotidiana ponemos en funcionamiento muchas de nuestras cualidades en nuestras relaciones, por ejemplo, o en situaciones de dificultad, en las que podemos identificar también las capacidades que desplegamos para hacer frente a ellas.

Desde que nacemos y en nuestra infancia nuestro ser tiene una poderosa fuerza, vamos desplegando nuestras cualidades y nuestra personalidad se va armando en armonía con el SER, si encontramos aceptación en el entorno, si nos aman tal cual SOMOS.

En caso de que en la infancia no estemos siendo reconocidos y aceptados en los que somos (quizá seamos muy curiosos y nos acaben llamando “pesados”, o nuestro cuerpo necesita moverse mucho y nos acaben etiquetando de “revoltosos”, o no hablamos cuando nuestros padres quieren que lo hagamos y nos etiqueten de “vergonzosos”) empezamos a construir una defensa que nos proteja de ese rechazo externo, empezamos a construir nuestro “personaje“. Nuestro ser no es el que se expresa de forma espontánea y verdadera sino que nos pesa más sentirnos aceptados por nuestros padres, profesores y adultos referentes que ser nosotros mismos por lo que inconscientemente vamos hablando y comportándonos como el entorno nos pide para sentirnos amados como merecemos (vamos preguntando menos, somos más “formales” y más “simpáticos” cuando así se espera de nosotros).

Nuestros tesoros, capacidades, el oro que llevamos dentro va quedándose escondido por el camino. 

mascaras blancas

Así vamos creciendo, haciendo nuestra vida, vamos siendo adultos y seguimos funcionando según esos guiones del personaje, cumpliendo en muchos casos las expectativas de los demás para seguir alimentando nuestra necesidad de ser reconocidos y aceptados, hasta que en algún momento se presenta una dificultad con la que no podemos. Para muchas ha sido el convertirnos en madre, para otros una crisis vital por el motivo que fuere. Queremos que algo cambie pero no cambiar nosotros…que nuestro hijo no llore como lo hace, que no nos demande tanto, que nuestras parejas no nos dejen… y llega el momento de buscar el oro que tenemos dentro porque el personaje ya no nos sirve y las herramientas que hemos usado hasta ese momento tampoco funcionan.

La gran noticia es que el ser esencial perdura, más escondido y menos accesible pero con atención podemos ir descubriéndolo, ir dejando el disfraz e ir reencontrándonos con nosotros mismos. Es cierto que ese personaje puede haber sido nuestra defensa durante mucho tiempo y quitárnoslo puede ser complicado porque supone renunciar a ese reconocimiento y aceptación externa que durante mucho tiempo hemos conseguido ayudados por él.

En mi caso el hecho mi maternidad fuera unida a la decisión de dejar de trabajar para cuidar de Iago fue definitivamente renunciar a gran parte de ese personaje y adentrarme en mi parte sombría, algo que resulto tan necesario y revelador como inconsciente completamente. Es cierto que acompañada de la gran luz que Iago y Leire siempre han sido.

En la búsqueda de esos tesoros, me ayuda la pregunta ¿qué cualidades he vivido hoy, o en esta situación? me puedo encontrar con la amabilidad, la escucha, la paciencia, el respeto, la generosidad, la confianza etc. Y realmente decirme la verdad a esa pregunta, ser verdadera conmigo misma, sólo así llegaré a mi verdad.

Estas reflexiones también me ayuda a ver las cualidades del otro y que en mis relaciones esté más presente la esencia que el guión, algo que encuentro clave para que se den relaciones sanas y en armonía.

 Buscando luz encontraremos la nuestra y la de los demás.

240_F_118308801_DbMbzeyoYc6A5apZue2Le9pHPTJUczbg

 

Ana Rial

http://www.misentido.blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s