Confiar, decir sí a la vida

Confiar está relacionado con acoger nuestras emociones, experiencias y circunstancias como parte de nuestro aprendizaje de vida.

Confiar está relacionado con amar. Si nos amamos a nosotros mismos confiamos en nuestras capacidades para hacer frente a los retos que nos van surgiendo. Si amamos a los demás confiamos en sus capacidades, nos ayuda a respetar sus ritmos, opiniones y opciones, sin juzgarlos y sin dar nuestros consejos si no nos lo piden.

Si confiamos en la vida aceptamos las circunstancias como maestras, como portadoras de un mensaje de valor para nosotros, a pesar del miedo, frustración, culpa o cualquier otra emoción no agradable que nos despierte. La resistencia a aceptar cada circunstancia no agradable o imprevista, o incluso nuestras emociones (negándolas o no aceptándolas) nos aleja del aprendizaje que aquello nos trae, no nos permite VER. La resistencia nos hace permanecer más en aquello que no aceptamos, mientras que la aceptación nos acerca a la realidad y nos da la oportunidad de buscar el cambio.

Confiar nos aleja de la necesidad de control, alimentada por el miedo. Nuestro miedo nos pide controlar nuestras emociones y comportamientos (no mostrarnos tristes, inseguros, asustados, con dudas, vulnerables, no pedir ayuda), los comportamientos, opiniones y opciones de los demás y querer prever lo que va a pasar en cada circunstancia. La necesidad de control nace abocada a ser frustrada. No es posible controlarlo todo. La vida es movimiento, cambio. Lo ordenado se desordena para el cambio y continúa moviéndose. Relajar esa necesidad de control nos hace vivir más en paz.

Confiar nos trae apertura hacia lo nuevo, nos acerca al encuentro con nuevas personas,  abre nuevos caminos. La desconfianza, el miedo, nos paraliza, nos mantiene en lo que no necesitamos o lo que no nos viene bien, no nos permite dejarlo ir, soltarlo y avanzar hacia lo que es importante y bueno para nosotros. Y si el miedo nos hace movernos es para huir, nos genera una reacción pero no una respuesta elegida por nosotros.

La confianza nos acerca al amor, a la realidad, a la aceptación, a la libertad, a la apertura, a nuestra intuición, a vivir en paz. 

Confiar es decir sí a la vida.

 

Ana Rial

http://www.misentido.blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s