¿Y si volviéramos a nuestra inocencia?

¿Y si pudiéramos escucharnos a nosotros mismos desde lo más profundo?

¿Y si pudiéramos aligerar las capas de coraza que nos hemos ido poniendo encima? Encima de esa inocencia, plena, vital y abierta a la vida.

¿Y si pudiéramos ablandarnos para ser humildes en la vida como la tierra se deja ablandar por el agua?

¿Y si pudiéramos volver a creer en todas nuestras posibilidades?

¿Y si pudiéramos volver a amarnos como nos merecemos y amar a los demás sin comparaciones, sin juicios, de forma incondicional?.

¿Y si pudiéramos volver a sentir la vida que hay en nosotros plenamente?.

Podemos. Puedes, tu vida siempre ha estado y está en tus manos.

“Esto no es el principio del final, es el el regreso a ti mismo, es el regreso a tu inocencia”.

¡Buen día!

Ana Rial Souto
www.misentido.blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s