¿Cómo identificar tus creencias?

Si estás leyendo esto es porque ¡te animas a cuestionarte tus creencias!.

Cuando comencé a hacerlo no sabía cómo identificar qué era una creencia. Como en el camino de reconocer las emociones, es también cuestión de observación y tiempo.

Aquí te doy dos pistas que a mí me han servido para reconocer las creencias a las que es posible acceder por nosotros mismos porque están en nuestro consciente:

  • Hay frases que repetimos porque las hemos escuchado toda la Vida pero no son nuestras. Las escuchamos en algún momento y ahí las tomamos como Verdad y por lo tanto actuamos en coherencia a ellas. Hasta hoy.

Ahora tienes la oportunidad decidir si seguir siendo fiel a aquello que tomaste de otros o tu Verdad es diferente. ¡Aquí tienes la oportunidad de cambio!

En mi caso una de estas frases fue: “las cosas se hacen bien o no se hacen”. Me llevó a ser muy exigente conmigo misma porque para obedecer a esta frase tenía que hacer “Todo Bien”. Porque ¿qué son las cosas?, ¿qué es bien? y si no estoy segura de hacerlo bien ¿no lo hago?. En mi caso me provocó mucha autoexigencia y orientación a hacer y hacer.

Lo realmente importante fue darme cuenta de lo que limitaba mi Libertad: me identificaba con lo que hacía y con lo “bien” que estaba hecho. Y se creó otra creencia “soy lo que hago”. Era muy difícil para mi descansar, vivir a mi ritmo y la mente tomó el control.

  • Las generalizaciones es otra forma de localizar las creencias. Cuando decimos siempre/ nunca, todos/ nadie, todo/ nada limitamos la inclusión de una nueva experiencia que verifique que es la realidad es diferente. Por ejemplo la frase “los chicos no lloran nunca”. Generaliza que “llorar” y “los chicos” no pueden ir juntos en ninguna situación. 

Así en el momento que nos encontramos un niño llorando no permitimos la expresión libre de su tristeza. Y el niño puede que tome como verdad esa frase durante tanto tiempo que bloquee su sensibilidad y vulnerabilidad, bloqueando su sentir verdadero y cerrando su corazón al movimiento de la Vida.

Darnos cuenta de hasta qué punto nos limita lo que pensamos nos hace comprometernos con la responsabilidad que tenemos con nosotros mismos de cuestionarnos nuestras creencias.

Así que te animo a revisar tus frases lapidarias, como yo las llamo, porque esas “verdades” que tomamos sin revisar limitan, dejan morir una parte de nuestro ser genuino, limitan nuestra Libertad sin darnos cuenta.

Es momento de colocarte como observador de la mente. Porque tú no eres lo que piensas, tú eres mucho más que eso.

La Vida te da todos los permisos para existir, ahora es necesario que a través de tus creencias te des tú los permisos para abrazar la Vida.

Observa para elegir tu Verdad.

Ana Rial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s