Frases Lapidarias

Desde que nacemos escuchamos frases a nuestro alrededor que nos van a influenciar de forma muy importante y, a menudo, limitante. Pueden ser frases que recibimos de nuestra madre, nuestro padre u otras personas con importante presencia y relevancia en nuestra vida en las etapas de infancia y adolescencia.

Estas frases a menudo son repetidas de generación en generación sin darnos cuenta de cómo influyen en nosotros mismos y en los demás, ni con qué intención las decimos. Así, los efectos que tienen en nosotros mismos y en el entorno se siguen perpetuando.

Estas frases quedan grabadas en nosotros como certezas que NO nos CUESTIONAMOS, es decir,  se transforman en creencias que van guiando nuestro comportamiento y nuestras decisiones. Son evaluaciones y juicios sobre nosotros mismos, los demás y el mundo a las que somos fieles. Es decir esas creencias las trasladamos a nuestro comportamiento de hoy porque haciendo encajar así lo que creemos/ pensamos y hacemos.

Las llamo frases lapidarias porque son frases en las que siento que parte de mí, o de la persona que las vive, se quedó por el camino, que no me han permitido expresar, sentir o hacer algo que habría sido genuino en mí, que fueron creando mi coraza, mi personaje, y que en parte mi SER quedó ahogado a través de ellas.

A medida que vaya compartiendo las que he recojo a través de las publicaciones y reciba las que para vosotras y vosotros son o han sido importantes voy a ir recopilándolas aquí ya que a todos nos puede ser útil escuchar las de los demás. Algunas nos pueden ayudar a conectar con alguna frase vivida por nosotros y que la tenemos olvidada. De esta forma mi intención es que vayamos ayudándonos a despertar-las:

  • Las cosas se hacen bien o no se hacen“.

Nos puede generar exigencia muy alta, sensación de “no soy capaz” o miedo de no serlo y pérdida de confianza en uno mismo.

Esta frase ha podido dejar ahogada nuestra curiosidad, iniciativa, espontaneidad, creatividad, valentía, libertad.

 

  • Qué dirán.

Nos lleva a buscar la aprobación exterior y perdemos el foco y la coherencia con nosotros mismos.

Las capacidades que pueden quedar sin ponerse en marcha si atendemos a esta frase pueden ser: la espontaneidad, la confianza en nosotros mismos, la coherencia entre nuestro sentir, pensar y actuar, por ejemplo.

 

  • Se te secará el cerebro de ver tanta televisión” o “qué vicio de tele“.

Es un juicio y una valoración que llega al que ve la tele con la intención de que deje de verla sin que en la comunicación haya claridad y conexión.

Puede generar culpa en el que recibe la frase en lugar de reconocer el miedo que tiene el que la dice porque puede ser “malo” para el otro.

 

  • De tal palo tal astilla“.

Nos encasilla en referencia a un modelo familiar en lugar de vernos como un ser genuino del que se pueden generar nuevos caminos. Puede generar exigencia (si el “palo” lo vemos como no “alcanzable”), y conformismo o limitación si nosotros podríamos dar otra “talla”.

Puede impedir vivir los propios recursos de la “astilla” y perder su registro interno si se pierde en la comparación con el “palo“.

 

  • Cuando seas padre comerás huevos.

Justifica el abuso de poder del adulto hacia los niños y niñas por el hecho de ser adulto.

Lo que puede quedar sin expresar o dar voz en el niño puede ser su espontaneidad, su creatividad, la expresión de sus opiniones. En definición represión de partes de su ser genuino.

 

  • En la vida hay que sacrificarse, hay que sufrir” o “la vida es dura“.

Es una dramatización de lo que es vivir. Genera miedo y desconfianza, también exigencia y pensamientos de que no somos merecedores de ser felices. Invita a adoptar el rol de “víctima” porque si hay que sufrir, está bien que sufra, ¿no?.

Con esta frase se pueden quedar atrapadas la alegría, la valentía, la confianza en sí mismo y en la vida.

 

  • Si no quieres taza, taza y media“.

Supone un castigo por no seguir las pautas del adulto. Pretende disuadir al niño de llevar a cabo lo que de él nace sin opción a diálogo y a que se vean sus necesidades o motivaciones. Es una forma rápida de que el adulto puede imponer su criterio. Es imponer la autoridad.

Queda sin vivir la autenticidad el niño frente al poder del adulto.

 

  • En la vida hay que pasar desapercibido“.

Lo que se espera de nosotros es la no expresión de lo que somos o pensamos, hacernos invisibles.

Aquí nos lleva a que lo aceptado es la “no existencia” con lo que conlleva sobre no permitir desplegar las cualidades propias de cada persona y acallar lo que SOMOS. Nuestras capacidades, motivaciones y aspiraciones quedan ahogadas para cumplir con lo que se espera de nosotros.

 

Puede hacer que reneguemos de nuestro lado femenino o se genere una gran autoexigencia hacia lo que tenemos que hacer.

Quien vive esta creencia cree que tiene que demostrar, es decir pone el foco en la imagen que el mundo tiene de ella en lugar de atender a su referencia interna.

 

  • Lo importante es ser feliz en la vida“.

Pone el enfoque en conseguir un ideal (la felicidad), no en disfrutar del camino.

También puede que en los momentos en que no nos sintamos “felices” nos lleve a la sensación de fracaso (si es lo importante y no lo consigo…) en lugar de tomar la vida como un aprendizaje.

En mi opinión impide vivir la humildad (la aceptación de nuestra realidad) y la autenticidad, sobre todo.

 

  • “¡Qué desastre!”.

El niño que escucha repetidamente esta frase siente que su entorno, su vida es “un desastre” , por situaciones que realmente no son dramáticas, situaciones cotidianas.

La niña quien ha compartido esta frase llegaba a pensar “¿seré yo el desastre?, si hay tanto desastre a mi alrededor” y le llevaba a sentirse víctima o culpable de lo que vivía su familia.

Impide vivir la armonía y la alegría en medio de tanto desastre.

 

  • No estés triste, no llores, “no pasa nada“.

Invita a reprimir tristeza y emociones que no son bien recibidas por el entorno. Genera la necesidad de crear una imagen diferente a lo que realmente soy.

Impide vivir la autenticidad de la persona.

 

  • Es por tu bien“.

Es una forma de ejercer el poder sobre el niño haciéndole pensar que como adultos sabemos más que ellos sobre ellos mismos. Hace perder la voz al niño tener una sensación interna de no “estar en lo cierto”, que está confundido, porque lo que siente o piense es diferente de lo que le parece al que realmente “sabe”.

Una vez más, esta frase acaba por alejarnos de nuestro registro interno, de nuestra conexión con nuestra realidad interior y mirar hacia afuera.

 

  • Más vale malo conocido que bueno por conocer“.

Trae miedo al cambio y resignación con la realidad que se está viviendo. También apego a falsas lealtades. Se puede pensar “soy fiel a lo que conozco aunque no es bueno para mí“. Alienta a quedarme en una zona conocida, de confort para mí aunque esté lejos de mis aspiraciones y necesidades.

Impide la confianza en sí mismo y en la vida, la movilización hacia lo nuevo. Por lo que puede generar falta de habilidad para tomar decisiones y de voluntad para poner en marcha esas decisiones.

 

  • Pobre“.

Quien escucha continuamente esta frase puede sentirse finalmente víctima de algo y ver bloqueada su confianza en sí mismo y su autonomía, aunque conscientemente y de forma objetiva no haya nada por lo que sentirse “pobre”.

Esta condición se transforma en su posición no elegida, condicionada frente a lo que va viviendo. Creando esa posición de “no puedo”, de impotencia posiblemente reclamando atención y mirada de las personas de su entorno, renunciando a su valentía, iniciativa, fuerza y verdadera valía.

 

  • Así es la vida“.

Es una frase que lleva implícita la resignación sobre la poca influencia que podemos tener sobre lo que nos va sucediendo.

Nos impide tomar la responsabilidad sobre nuestra vida y nuevamente impide vivir nuestras aspiraciones y nos ayuda a quedarnos con “lo malo conocido“.

 

  • Las chicas no… (se suben a los árboles, no se sientan así, no silban…)“.

Una limitación al comportamiento femenino por el sólo hecho de ser mujer. Se quedan sin cubrir necesidades motrices propias de cualquier persona y despliegue de cualquier habilidad propia de la niña que para el entorno sea atribuida a “chicos“.

 

  • Pase lo que pase en casa, a la calle con la cabeza alta y que no se note nada“.

Invita a ocultar realidades, emociones y está ligada a conservar una imagen falsa hacia el exterior, como en la frase ya comentada “qué dirán“.

Si esta frase acaba siendo una certeza para nosotros nos compromete nuestra autenticidad, apertura y confianza en las relaciones.

 

  • Para presumir hay que sufrir”. “Para ser bella hay que ver estrellas”.

¿Para qué presumir? y ¿por qué sufrir?. Estas frases nos manifiesta el daño que hacen los cánones de belleza y la presión social sobre cómo tiene que ser nuestro aspecto.

Puede impedir vivir la sencillez “para presumir” y el derecho a disfrute de la vida (“hay que sufrir“).

 

  • Cuidado, te vas a caer”.

Transmite al niño el miedo que siente el adulto y saca en cierta forma al niño de su experiencia en el momento presente y confianza en su propio movimiento, va lapidando poco a poco la confianza de las capacidades físicas del niño y muchas veces pasa algo así como la “profecía auto-cumplida” cuando el adulto nombra esto y el niño termina cayendo, puede ocurrir porque se ha sacado el niño de su propiocepción y el adulto termina diciendo “te lo dije“.

 

  • Piensa mal y acertarás“.

Genera desconfianza, bloquea o dificulta relaciones.

Impide la apertura, fomenta las expectativas en las relaciones y la desconfianza en los demás.

 

  • Te quejas de vicio“.

Puede llevar a quien la escucha a dejar de expresar sus deseos o necesidades tal y cual las siente y acabar desconectando de ellas.

Impide la apertura, autenticidad y espontaneidad.

 

  • “Ojos que no ven corazón que no siente”.

He dedicado una publicación en exclusiva para hablar de lo que esta frase puede transmitir.

 

  • No merece la pena“.

Quien en su infancia, adolescencia y en muchas ocasiones a lo largo de su vida cada vez que ha tenido una propuesta, una ilusión, que ha sentido un movimiento hacia probar algo nuevo o ilusionante se ha encontrado con un “NO merece la pena“, le ha llevado a creer que quien “no merece la pena” es su persona, no sólo sus propuestas e ilusiones.

Esta frase ha contribuido a la pérdida de confianza en sí misma. Esta frase nos puede alejar de nuestras pasiones, valentía y confianza en la vida.

Esta frase ha contribuido a la pérdida de confianza en sí misma. Esta frase nos puede alejar de nuestras pasiones, valentía y confianza en la vida.

 

  • Quien bien te quiere te hará llorar”.

Quien ha compartido esta frase expresa que en su experiencia de niña cuando escuchaba esta frase creía que cuando lloraba en la interacción con un adulto como consecuencia de algo que hacía o decía el adulto era “por su bien” y que era normal, era así porque “le quería“.

Personalmente me inspira control. Si el adulto se asegura de que el niño integre que quien te hace llorar es porque “te quiere bien” controlará mucho mejor su comportamiento porque el niño no se expresará con sus necesidades reales o su sentir real perdiendo conexión con su voz interna y dando por bueno los mensajes que le llegan de afuera. Su malestar y su llanto le dejan de servir como señal de que siente frustración, tristeza o impotencia que son merecedoras de ser expresadas y ser recibidas por aquel “quien le quiere bien“. En definitiva es una forma de ejercer el poder sobre el niño y que acabe asociando amor con dolor.

Así, quien como adulto sigue creyendo que “quien bien te quiere te hará llorar”  puede vivir un encadenamiento a las relaciones que no sean sanas, libres y de un amor incondicional y permanecer atado a este tipo de relaciones por ser fiel a esta creencia sin darse cuenta de que su verdad es esa “quien bien te quiere te hará llorar“.

Quien es fiel a esta creencia renuncia a su autenticidad, libertad y fidelidad a sí mismo.

 

  • En boca cerrada no entran moscas.

Cierto, no entran moscas. Tampoco se expresa nuestra curiosidad, autenticidad, espontaneidad, amor, emociones, opiniones, etc . Nos limita una de nuestras formas de expresión de nuestra existencia que es la voz.

Nos impide ser libres, espontáneos y auténticos.

Otra frase relacionada con esta es:

 

  • A mí me lo vas a decir tú”

Cuando un adulto se dirige a un niño de esta forma es una manera de decirle que quien tiene razón es el adulto, no teniendo en cuenta al niño. Sin escuchar con curiosidad lo que tiene que aportar, sin tener en cuenta su opinión o posible creatividad ante la solución de un problema, por ejemplo.

Esta frase puede acallar la voz, la libertad del niño, su espontaneidad y apertura hacia los demás, en particular hacia los adultos de una forma generalizada cuando es algo que habitualmente escucha y acaba integrando que es lo que se espera de él.

Una forma más de ejercer el poder.

 

  • Primero el deber y luego el placer”.

Esta frase nos hace creer que lo más urgente es cumplir con nuestras obligaciones antes de dedicar nuestro tiempo a lo que nos gusta o lo que nos apasiona, a lo que es placer para nosotros.

En caso de que tengamos tantas obligaciones, o creamos tenerlas, como para que ocupen todo nuestro día no dedicaremos tiempo a lo que es placer en nuestra vida, a lo que nace de nosotros.

Para quien integra esta frase como creencia puede tener dificultades en darse permiso para disfrutar, para encontrar sus pasiones y que su camino se guíe por eso que late dentro de ellos porque el “deber” es lo primero, y ¿quizá lo único?.

 

GRACIAS a todas las personas que estáis compartiendo vuestras frases. ¡Es un placer y un aprendizaje muy enriquecedor!.

Si estás leyendo estas frases y reconoces que has escuchado y vivido alguna de ellas o a tu cabeza han llegado otras, quizá te des cuenta del efecto que HOY puedan estar teniendo en tu vida.

Para dejar de ser fiel a ellas y dejar de vivir las limitaciones con las que están asociadas, para dar un paso más allá de tomar conciencia, a mí me sirve hacer una lista de creencias antiguas y creencias nuevas.

En las creencias antiguas escribo las frases que me limitan y al lado, en las creencias nuevas, la creencia actual.

Realmente lo que siento hoy es la creencia nueva, sin embargo, a la hora de actuar en muchas ocasiones mi mente sigue cogiendo la información de la creencia antigua. El camino habitual que ha seguido el comportamiento es ir a buscar esa creencia antigua y hacer según lo que ella “decía”.

Ahora, tras la toma de conciencia, nosotros debemos decidir cuál es el nuevo camino. Personalmente, la visualización de las creencias de la forma que os comparto, me clarifica y me ayuda a ser más consciente antes de actuar y elegir el camino que me ayude a generar el cambio real.

LLAVE

3 comentarios en “Frases Lapidarias

  1. Mariola Conde Sanz dijo:

    Como vivimos entre este menaje de palabras sin ser conscientes de lo q nos decimos y decimos a los demás , esto nos hace meternos casi en una jaula , y estas pequeñas, grandes frases hacerlas como un padre nuestro.
    Por eso el trabajo con el lenguaje ,
    Dios ayuda al que madruga , esta es una frase q nos sigue a muchos de nosotros .
    Un abrazo Ana , gran trabajo

    Le gusta a 1 persona

  2. Elena dijo:

    Me encanta esta sección Ana, invita al CUESTIONAMIENTO, que a mi entender, es el primer paso ESENCIAL para empezar a desenredar nuestra confusión interna.
    Estas frases lapidarias, que en mayor o menor medida han formado parte de nuestra educación y que aún hoy en día, muchas de ellas, están NORMALIZADAS, actúan automáticamente en nuestras decisiones, desde el “no darnos cuenta” de cómo nos condicionan en nuestra vida y son las “gotas” que día tras día CONFORMARON muchas de las CREENCIAS LIMITANTES que se interponen AQUÍ Y AHORA, entre lo que SOMOS y lo que CREEMOS SER.

    Me gusta

    • anabrial dijo:

      Sii Elena así es esas gotas han ido cristalizando y conformando nuestras creencias limitantes. Otras gotas también han ido confirmando valores que aún conservamos. Personalmente revisar lo limitante y cambiar esa creencia por otra potenciadora me ayuda !! Gracias Elena !!😘

      Me gusta

Responder a Mariola Conde Sanz Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s